¿Es realmente justo que la prenda estrella de nuestro clóset se quede guardada, esperando su momento, solo para no parecer demasiado vista?

Un vestido repetido suele ser un estigma, sobre todo en grandes eventos. Ni hablar de las alfombras rojas, donde la alta inversión en un look debe garantizar, además de una buena publicidad, una gran -pero gran- dosis de exclusividad.

¿Pero qué ocurre cuando repetir el vestido es reflejo de la postura ideológica de quién lo usa? Cate Blachett lo hizo y se atrevió a usar en la última red carpet de Cannes el mismo Armani Privé negro que usó en los Globos de Oro de 2014. “Parece obstinado y ridículo que  las prendas no sean apreciadas y reutilizadas para toda la vida”, afirmó.

La noticia del vestido repetido fue tema casi obligado en las grandes revistar y portales de moda, pero en enfocado en un buen sentido. Cada vez hay más conciencia del gran impacto ambiental que genera la industria de la moda,  dando vida a varios movimientos que promueven el consumo de una manera más reflexiva.

En Ellus vamos en esa dirección y privilegiamos la vanguardia en el vestir, pero dentro de las líneas clásicas, lo que sumado a la calidad de sus materiales, le entrega a cada prenda una atemporalidad que permite prolongar su vida útil en muchas temporadas.

En casa

Pero, al margen de las alfombras rojas, los movimientos  y las declaraciones de buenas intenciones, en lo práctico, ¿cómo darle nueva vida  a una prenda y pensarlo 10 veces antes de decidir lo que se queda o se va?

Combinando: Quien vio alguna vez  el famoso clóset de Carrie Bradshaw sabe de lo que estamos hablando: las mezclas de colores, texturas  y hasta estampados pueden hacer que una prenda luzca totalmente distinta.

Costumizando: Los jeans viejos que se convierten en shorts son un clásico. Pero las posibilidades son muchas y no se limitan solo a los pantalones: acortar, entallar, transformar, abotonar, etc

Añadiendo: Si te gustan las manualidades, esta podría ser una buena opción para ti, pues agregar encajes, lazos, perlas, tachas o brillos le pueden dar un carácter diferente a tu ropa.

Tiñiendo: En general la técnica aplica para tejidos de origen natural. Es ideal para cambios radicales o para intensificar los colores ya gastados.

Intercambiando: Es casi una ley del estilo: siempre en el closet de otros vamos a encontrar justo “eso” que nos va a enamorar y que queremos tener. ¿Tienes amigas que tienen tus mismos gustos o tallas? Intercambia  con ellas lo que creas que no vas a usar y recibe de vuelta nuevos aires a tu estilo a un costo que te va a encantar: cero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *