Si no todo, casi todo lo que está de moda hoy en día, alguna vez fue tendencia temporadas atrás. ¿Está todo inventado y lo “nuevo” es algo que ya vimos en el pasado?

Todos lo sabemos: las tendencias de la moda pasan por ciclos. Comienzan tímidamente, tienen un boom, alcanzan la saturación y pasan. Pero hay otro punto en el que también estamos claros: esa moda que ya pasó, volverá.  Sólo basta echar una mirada alrededor: pantalones rotos, cinturas altas, bomber jackets o sweaters extra grandes fueron tendencia en algún momento y ahora han vuelto en gloria y majestad. Muy a gusto de algunos. O a su pesar.

Es que según algunos ya está todo inventado. ¿Será tan cierto?

En su origen, muchas modas han sido respuestas a cambios sociales y culturales. Así, las chaquetas de cuero, en los 50s o la estética punk en los 70s, representaron en su momento manifestaciones de rebeldía e inconformismo juvenil, además de hechos que marcaron a una generación.

Es que la moda siempre ha sido un reflejo de los nuevos tiempos. Y de los viejos también, con vueltas al pasado como una forma de reflejar cierto empobrecimiento contemporáneo o simplemente quedándose con lo mejor de ciertas épocas. Porque la nostalgia es un ingrediente fundamental en la inspiración. Bien lo saben los diseñadores (y claro, los poetas)

Pero tan importante como saber jugar con el tiempo y con las épocas, lo relevante es poder crear al mismo tiempo una visión diferente y adaptada a las necesidades de los públicos actuales. Actualmente, concepto básico es reinventar, extrayendo la esencia de la moda de gloriosos años pasados y adaptarla a las tendencias de hoy. Porque si bien muchas siluetas podrían verse casi tan parecidas a su modelo de antaño, los cortes, las telas y la tecnología entregan a las nuevas versiones varios plus en relación a sus versiones originales. Prueba de ello es este mismo invierno, plagado de pieles y cueros sintéticos, que nos remiten bastante a los 70s, pero en una versión ecológica y liviana.

Pronto se nos vendrá la primavera y automáticamente la tendencia natural serán las flores. Y así lo han sido por varias temporadas. En estampados, accesorios y paleta de colores. Ya los vimos en los invitados VIP de la boda real de Meghan y Harry. Pero esta misma tendencia seguramente convivirá con otras que claramente miran al pasado. ¿Qué otra crees que se viene?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *