Puntos, rayas, naturaleza, cuadro, flores… al igual que la primavera, los estampados renacen este ciclo y le suben  el volumen a tu look 

Ya lo hemos visto en pasarelas, vitrinas y en las calles de todo el mundo: los estampados son protagonistas indiscutidos esta temporada.

Y si bien es una tendencia que nunca ha estado ausente, esta primavera tiene una presencia aún más fuerte, entregando una vibra alegre, ecléctica, colorida y divertida a cualquier diseño.

Pero los estampados no son cosa nueva. Tienen una historia, una evolución y una diversidad de estilos que ha ido cambiando a través de la historia de las confecciones textiles y, de paso, de la moda.

Nacieron en la India, donde el algodón crecía de forma espontánea y donde las  clases más bajas no tenían medios para acceder a tejidos como la seda o el lino. Por esto, buscaron  una forma económica y sencilla de estampar la ropa, resistente al agua. Estas telas estampadas llegan a occidente durante el siglo XVII, lo que provoca una verdadera revolución comercial, al mismo tiempo que enriquece los diseños, las texturas y la creatividad en la indumentaria masculina y femenina.

A lo largo de los años son muchas las tendencias que han dominado las modas y los estilos. Si en  los 50s predominaron los prints florales y los puntos, en los 60 y 70s los diseños fueron muchos más locos y extravagantes y en los 80s tendieron a un aire pop, a los colores neón  y, por cierto, a un aire un poco exagerado visto desde la actual perspectiva.

¿Qué tenemos hoy? Variedad de estilos. Rayas, puntos, prints grandes, pequeños, inspiración selvática, tropical, animal, military y muchos más, pues esta primavera la moda los revindica más que nunca en el podio de los ganadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *